Capítulo 2 – Reset 2111

Capítulo 2

-No servirá para nada hablar otra vez con esa familia, Alejandra. Ya lo hizo la policía en su día, ya lo hizo la prensa, lo hizo la universidad… La chica no recuerda nada, por lo que no hay nada que sacar de ahí. Pero oye, que si te quedas más tranquila haciéndolo vamos…

-Exacto, hablaron con ellos en su día, pero han pasado casi dos años; ahora se sabe qué es Reset y además estamos nosotros. Puede que hoy le den importancia a algo a lo que no se la dieron entonces, quizá ahora con toda la información la cosa cambia. Hay que intentarlo. Me quedo más tranquila sabiendo que he intentado todo lo que se podía intentar.

Esteban y Alejandra encabezaban el equipo de investigación de campo de Recuerda. Se habían propuesto firmemente lograr el éxito ahí donde todos los organismos habían fallado: dar con el origen de Reset.

Laura Martín era la primera chica que había tomado la droga de la que se tenía constancia. Lo hizo en 2111 y sus últimos recuerdos eran de 2108, por lo que no podía aportar mucha información. Tanto ella como su familia habían declarado para distintos organismos en numerosas ocasiones cuando empezó todo, pero no había servido prácticamente para nada. De todos modos, Recuerda había decidido intentarlo una vez más.

La madre de Laura era una mujer de trato fácil. Nunca había negado ninguna entrevista, ni a la policía, ni al equipo de investigación de la Universidad del Norte, ni tampoco a la prensa. Su sentimiento de culpa le hacía querer ayudar en todo lo posible. Sentía que había sido una madre negligente y de algún modo quería resarcirse.

-Es muy probable que Laura lo tomara por error creyendo que era cualquier otro tipo de ácido, al fin y al cabo cuando lo hizo Reset acababa de llegar a la calle, pero ahora sabemos más acerca de los traumas y la frustración de los jóvenes que han estado reseteándose así que cabe la posibilidad de que lo hiciera con total conocimiento de causa. Nuestro equipo de investigación psicosocial ha determinado que 2111 fue un año clave. Cualquier dato que haya pasado por alto en sus anteriores entrevistas podría ayudarnos a completar el puzle.

-Me resulta muy frustrante no poder ser de más utilidad. He dicho todo lo que recuerdo. Le di a la policía todos los dispositivos electrónicos de Laura, lo han estudiado todo. No sé qué más puedo hacer.

Alejandra interrumpió con una pregunta.

-¿Qué más se llevó la policía además de los dispositivos?

-Nada más. Es lo único que nos requirieron.

-Quisiera ver la habitación de Laura.

Era la típica habitación de una adolescente y Laura estaba en ella, recostada en la cama viendo un catálogo de moda en su tableta.

Alejandra y Esteban se presentaron. La madre de Laura siempre estaba con la mejor predisposición para ayudar, pero ella ya estaba cansada.

-Si simplemente pudieras decirnos cuáles de tus cosas no recuerdas cómo han llegado aquí nos sería de gran ayuda. No vamos a molestarte con preguntas sobre Reset- intervino Esteban.

Laura se levantó de la cama y se dirigió al armario.

-La ropa del primer módulo. No recuerdo haberla comprado, pero bueno, mi madre sí.

Se acercó a la estantería.

-Este peluche no lo recuerdo. Dice mi padre que me lo compré en el viaje a Roma. No recuerdo haber estado allí. Los libros tampoco sé porqué los tengo.

-¿Libros?- preguntó Alejandra.

Laura les mostró libros impresos. Ya nadie los usaba, solamente coleccionistas, nostálgicos de “los buenos tiempos” y frikis que gustaban de desmarcarse con alguna excentricidad. Había una versión ilustrada de Alicia en el País de las Maravillas, un ejemplar de La Metamorfosis y un manual de caligrafía.

-¿Sabes escribir y pintar a mano?- preguntó Alejandra sorprendida.

-Sé maquillarme.

-Nunca ha tenido interés en las cosas artísticas- intervino la madre.

Nadie escribía o dibujaba a mano, solamente los artistas o estudiantes de arte, aunque había quien se entretenía intentándolo.

-El libro de caligrafía tiene algunas páginas con las esquinas dobladas y hay frases subrayadas a lápiz.

-Alejandra, ¿qué estás pensando?

-Creo que Laura escribía un diario personal no rastreable. Un diario de papel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s