Capítulo 1 – Reset 2111

Capítulo 1

Para los que no me conocéis, mi nombre es Marcela Salazar, vicepresidenta y portavoz de la asociación Recuerda, psicóloga clínica especialista en inteligencia emocional y sobre todo madre de dos adolescentes enganchados al Reset, por lo que como profesional de la mente y como madre, me siento doblemente fracasada. Eso me llevó, dos meses atrás, a dejar mi puesto en la empresa en la que he trabajado los últimos diez años para dedicar todo mi esfuerzo, tanto profesional como humano, a mi familia y a esta asociación.

Reset es el mal del siglo XXII, es la plaga que está destruyendo a nuestros hijos y demoliendo nuestra sociedad. El mundo prefabricado y hedonista que hemos heredado se ha vuelto en nuestra contra porque no hemos sido capaces de devolverle la humanidad, y nuestros hijos están sufriendo las consecuencias. Hemos engendrado seres incapaces de tolerar la más mínima frustración, necesitados de atención y aprobación constante y de estímulo permanente.

La primera vez que mi hija Estela tomó Reset fue sin querer. Una compañera de clase se emborrachó en una fiesta e hizo algunas cosas estúpidas de las que se arrepintió y de las que se estuvo riendo todo el mundo en el instituto durante varios días. En la siguiente fiesta metió un par de cartones en el barril de cerveza y todos los que bebieron fueron reseteados. Mi hija no llegó a casa aquella noche porque no recordaba donde vivía. Hacía cinco años que nos habíamos mudado. Al despertar por la mañana y ver que no estaba en su cama la llamé al móvil. Lo cogió una chica que no tenía ni idea de quién era mi hija ni porqué tenía ella su teléfono. En ese momento comprendí donde tenía que buscar, así que mi marido y yo nos fuimos a Francos Rodríguez, donde vivíamos antes. Encontramos a Estela dormida en el portal.

Cinco años de esfuerzo en el instituto con el fin de obtener una buena nota media tirados por la borda. Aquella misma semana era la jornada de puertas abiertas en las universidades y mi hija, una prometedora alumna de último curso que llevaba meses estudiando todas las opciones y soñando con su futuro, estaba en aquel portal sola, desorientada y con los conocimientos y experiencias de una niña de quinto de primaria.

Mi hijo Esteban era un universitario aparentemente centrado y feliz, nada llevaba a pensar que podría caer en esta red. A veces subestimamos la madurez de los semi adultos… La primera vez que tomó Reset no fue por error, no fue para olvidar sucesos traumáticos, ni si quiera era un niño cuando lo hizo… El día de su vigésimo cumpleaños sucumbió a un reto viral. ¿Qué lleva a un estudiante de arquitectura, capitán del equipo de rugby universitario, enamorado de su novia y con una familia que le quiere a deshacerse de todo y volver a la infancia por un simple juego? No lo sé. No lo sabemos. Por eso estamos aquí, por eso existe esta asociación, por eso he dejado todo y estoy comprometida al cien por cien en la misión de descubrirlo y terminarlo.

Aplausos. Marcela Salazar se había convertido en la líder carismática y mediática que la sociedad demandaba. Desde su llegada a Recuerda, la asociación pasó en tan solo tres meses de ser una pequeña agrupación de afectados del distrito Retiro de Madrid a ser la entidad de referencia en España en la lucha contra Reset. Creció a un ritmo extraordinario desde que la droga rebasó las fronteras españolas y empezaron a aparecer casos en Francia, Italia y Holanda. El olvido a voluntad se estaba internacionalizando. A los seis meses de su llegada a la asociación el presupuesto de ésta se había multiplicado por mil trescientos quince. Reset era una plaga mundial.

Una psicosis razonable se había apoderado de la sociedad y Recuerda era el bastión de esperanza para un mundo enfermo. Los dioses del siglo XXII eran un equipo interdisciplinar de profesionales que planteaban hipótesis, analizaban miles de casos, establecían nexos, rastreaban los inicios, sacaban conclusiones, escribían artículos y daban conferencias televisadas. Marcela Salazar era el dios principal de aquel panteón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s