El cuarto día

cuarto_diaEl primer día me levanté de la cama con la cabeza rebosante de ideas para mi venganza.
El segundo día me desperté tranquilo, con la fortaleza del que sabe que está por encima de cuestiones mundanas. Decidí dejarlo pasar.
El tercer día amanecí apático, sin ganas de hacer nada. La inseguridad se apoderó de mí y mil pensamientos contradictorios ocuparon mi cabeza luchando entre sí.
El cuarto día simplemente desperté, pero deseé no haberlo hecho.

Anuncios

4 pensamientos en “El cuarto día

  1. José Ignacio

    ¿Por qué decías que es “raruno”? Tal como a mí me llega, se trata de alguien que vuelca su propia agresión sobre sí mismo, como quien se tira un orinal encima. Creo que es un proceso depresivo descrito en muy pocas palabras de una forma muy gráfica. Pero raro, no es raro, es lo más normal del mundo.
    Gracias por tus tagirrelatos. Son un aliciente más para los domingos.

    Un abrazo,

    José Ignacio

    Le gusta a 1 persona

    Responder
    1. Gi Autor de la entrada

      Muchas gracias José Ignacio. La verdad es que no eres el primero que me lo comenta, estoy gratamente sorprendida. Me pareció “raruno” porque lo escribí en un arrebato, probablemente me llevó 15 segundos hacerlo. Cuando terminé, el “arrebato” se había ido, yo estaba tranquila, y al releerlo ni lo comprendía, ni me parecía mío ni me parecía medio normal 😀 Un abrazo

      Me gusta

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s