Cerrado por “vacaciones” ūüôą

Tagirrelatos se va “de vacaciones”. En septiembre seguir√° Reset 2111, mientras tanto pod√©is leer todos los cap√≠tulos publicados aqu√≠:

https://tagirrelatos.wordpress.com/reset-2111/

Que pas√©is muy buen verano ūüėė

Gi

 

Anuncios

Cap√≠tulo 5 – Reset 2111

Capítulo 5

– ¬ŅPodr√≠a hablar con Alejandra Benavides, por favor?

-Alejandra no est√° en las oficinas, a√ļn tardar√° en llegar. ¬ŅQui√©n le digo que llam√≥?

-Soy Mar√≠a And√ļjar, la madre de Laura Mart√≠n. ¬ŅPodr√≠a transferirle mi llamada a su auricular? Es importante.

-Lo lamento, pero no puedo pasarle todas las llamadas que le llegan. Su trabajo está en la calle y es por eso por lo que tiene una secretaria. Dígame lo que desea y con mucho gusto se lo comunicaré en cuanto llegue.

-Dígale que lo he encontrado. Tengo el diario de papel.

En cuanto la secretaria escuchó estas palabras supo que esa sí era una llamada que debía ser transferida al auricular.

Alejandra dejó todo lo que estaba haciendo y fue en ese mismo momento a casa de Laura Martín. Estaba segura de que su diario iba a ser la clave para desbloquear la investigación.

Nunca estuvo completamente segura de que aparecería, pero para estar preparada si llegaba el momento, había solicitado que Recuerda liderara el caso, algo a lo que no encontró oposición alguna por parte de las autoridades y cuerpos de seguridad. Había pedido además una orden con la que poder retener el diario como prueba. Laura no podía negarse a entregarlo ni podía tomar acciones legales para recuperarlo.

La madre se lo entreg√≥ con una mezcla de alivio y verg√ľenza. Se sent√≠a aliviada porque por fin percib√≠a que realmente estaba contribuyendo con la causa de Recuerda, pero se sent√≠a avergonzada por exponer la intimidad de su hija. No hab√≠a sido capaz de leer nada, aun as√≠, sab√≠a que era lo que tanto se hab√≠a esperado. Si su hija, la primera persona reseteada del mundo, se hab√≠a molestado en aprender a escribir a mano y ten√≠a un diario escondido significaba que era algo importante.

Laura había dejado de hablarla. Cuando toda la información del diario saliese a la luz iba a ser de nuevo interrogada durante semanas… Pero esta vez no como víctima.

‚ÄúHoy el Pacote no ha venido. Dice que va a estar una temporada sin moverse por Malasa√Īa, hay mucha vigilancia. El Reset se est√° poniendo muy de moda en Madrid y las zonas de garitos est√°n fichadas. Va a pedirle colaboraci√≥n a Lady Cara, dice que Veronova no es tan influencer, que quiere llegar a todo el mundo y la Cara tiene canales hispanos y en ingl√©s y muchos m√°s seguidores. Necesitar√° mucha pasta, porque esa t√≠a es cara, c√≥mo no‚Ķ‚ÄĚ

“Esta noche voy a resetearme otra vez, me estoy haciendo mayor, lo noto, no puedo dejar de sentirlo. Llevo días sin escribir así que ahí van las movidas que tengo que saber:

Honorio se cas√≥ el 12 de marzo, estuve en la boda y Manuel intent√≥ liarse conmigo. Le pegu√©. Se lo cont√© al Pacote y no quiso venir a buscarme. Creo que ha vuelto a ver a la zorra vieja esa de la que se estuvo aprovechando‚Ķ‚ÄĚ

‚ÄúHoy estuvieron dos de Recuerda en casa haciendo preguntas‚Ķ‚ÄĚ

Cap√≠tulo 4 – Reset 2111

Capítulo 4

Antes de Reset Marcela trabajaba en Psicotekfar una compa√Ī√≠a privada que se dedicaba a investigar y comercializar los m√°s innovadores tratamientos para la depresi√≥n y la angustia existencial. Empez√≥ a trabajar durante el doctorado, mientras preparaba su tesis sobre el impacto psicol√≥gico del fracaso de la regeneraci√≥n celular en los sujetos del ensayo cl√≠nico. Todos los voluntarios que se hab√≠an alistado para ser los primeros milagros humanos que rejuvenecer√≠an en lugar de envejecer lo hab√≠an hecho convencidos de que el estudio ser√≠a un √©xito. Los ensayos en ratones y en √≥rganos humanos clonados hab√≠an salido bien, de modo que nadie pod√≠a aventurar que la aplicaci√≥n del tratamiento iba a resultar un desastre en las personas. Las primeras semanas, todos los sujetos sin excepci√≥n manifestaron un rejuvenecimiento celular evidente y sin efectos secundarios, pero al llegar a la quinta o sexta semana se gener√≥ en todos ellos un efecto rebote que los llev√≥ a envejecer a un ritmo muy superior al normal. M√°s de la mitad de los participantes en el estudio falleci√≥ a los pocos a√Īos a causa de enfermedades tradicionalmente asociadas a la vejez. Ninguno de ellos ten√≠a m√°s de treinta y cinco a√Īos. El ensayo fue inmediatamente clausurado y se prohibi√≥ la investigaci√≥n sobre la regeneraci√≥n celular. Las esperanzas enteras de la pr√°ctica totalidad del globo estaban puestas en ese tratamiento experimental y toda la bonanza que traer√≠a; el golpe fue muy duro. Tal vez en otro momento, en otro lugar, la sociedad podr√≠a haber aprendido algo de aquel rev√©s que acababa de sufrir, pero no fue as√≠. Lejos de revertirse el culto exacerbado a la juventud, este se magnific√≥, dejando tras de s√≠ una legi√≥n de mayores derrotados, j√≥venes deprimidos y ni√Īos angustiados. La sociedad m√°s enferma de toda la historia de la Tierra.

Siendo la más reputada especialista en depresión causada por la imposibilidad de rejuvenecimiento celular en un mundo globalmente deprimido, a Marcela Salazar le iba muy bien en su vida profesional. No se podía decir lo mismo con respecto a su vida personal. Se casó demasiado joven con un hombre que dejó de amarla demasiado pronto. Tuvieron hijos con la vana esperanza de arreglar el matrimonio y sí, lograron crear una familia a todos los efectos funcional, pero Marcela jamás se sintió feliz fuera de su lugar de trabajo. Vivía por y para Psicotekfar y el estudio de la depresión y la angustia existencial. La de los demás, no la suya propia.

Cuando todo estalló con la llegada de Reset y su familia fue una afectada más como tantas otras, pudo darse cuenta de que ella era también una víctima de la sociedad enferma, nadie estaba a salvo. Ver el mundo desde el otro lado a nivel personal le hizo ver su trabajo desde el otro lado a nivel profesional. En enero de 2112 renunció a su puesto en Psicotekfar y se unió a Recuerda. Había decidido dejar de luchar contra las consecuencias para empezar a combatir las causas.

ELLAS by JEOSM

La de hoy es una entrada diferente. No toca capítulo de Reset 2111 ni tampoco hay microrrelato. Lo que toca es un libro, eso sí, pero un libro de fotografía. Un libro de fotografía de graffiti. Un libro de fotografía de graffiti de mujeres. Un homenaje a las mujeres del graffiti en un libro.

El fot√≥grafo Jeosm da visibilidad al g√©nero tradicionalmente olvidado en este mundillo en su nuevo trabajo. En √©l podemos encontrar fotos fant√°sticas y textos de Suso33, Goyo Villasevil, Arturo P√©rez-Reverte, Mar√≠a Jos√© Solano y varias escritoras de graffiti. Me enorgullece deciros que tambi√©n colaboro en el libro, pero no con mi escritura ūüėČ

Os animo a echar un ojo a este y al resto de trabajos de este artista. ¬°Saludos!

www.jeosm.com

Cap√≠tulo 3 – Reset 2111

Capítulo 3

El departamento de estudio social de Recuerda estaba formado por filósofos, historiadores y psicólogos. Su tarea empezó siendo la de determinar y analizar los factores humanos y sociales que habían abocado a los jóvenes al consumo masivo de Reset. Solo con el conocimiento se puede ir a la guerra con alguna posibilidad de ganarla.

Por primera vez en muchos siglos la labor de humanistas y científicos sociales estaba más valorada que la de los profesionales de la tecnología. Ellos eran los que tenían más posibilidades de comprender qué había ocurrido y así poder poner freno e incluso revertir el caos, de modo que su misión terminó siendo la de salvar el mundo.

La clave para los importantes descubrimientos realizados por el equipo de estudio social la hab√≠a proporcionado Nicaragua. El pa√≠s tropical era el √ļnico del globo que hab√≠a resistido a la invasi√≥n de Reset, no habiendo en √©l ni un solo caso registrado. Marcela se encontraba en Nueva Managua para ofrecer una entrevista en la televisi√≥n nacional que iba a ser retransmitida en directo a nivel mundial. Todo el mundo quer√≠a ahora saber de Nicaragua, pa√≠s durante a√Īos olvidado, cuando no criticado, por quedarse atr√°s en la carrera hacia el progreso a cualquier precio.

-Tenemos hoy con nosotros a una invitada muy especial. Se trata de Marcela Salazar, portavoz de Recuerda, asociación que como todos ustedes saben lidera la lucha contra Reset, la plaga del siglo XXII a la que de momento nuestro amado país es inmune. Analizaremos con ella qué hace de Nicaragua una zona de resistencia y entenderemos mejor qué ha llevado al mundo a la actual situación de caos y desorientación. Quédense con nosotros.

Buenos d√≠as, se√Īora Salazar, bienvenida.

-Buenos días. Encantada de estar aquí.

-Los ojos de todo el mundo est√°n puestos hoy en nosotros, un mundo perfectamente informado sobre lo que est√° ocurriendo as√≠ que no me andar√© con preliminares. ¬ŅPor qu√© nosotros? ¬ŅPor qu√© determina Recuerda que Nicaragua es la clave para comprender lo que est√° pasando?

-Su país ha sido siempre muy duramente criticado a nivel planetario por haberse mantenido al margen de la globalización feroz. Yo misma he de reconocer que llegué a aplicar a su gobierno el adjetivo de fascista. Si bien no apruebo muchos de los métodos de su anterior presidente, he de reconocer que su proteccionismo ha evitado la entrada de Reset, y lo que es más importante, la mentalidad que ha llevado a su consumo, en el país.

-¬ŅY c√≥mo ha sido eso?

-Hoy sabemos que el mundo entero ha estado tremendamente equivocado durante demasiado tiempo. El primer hecho determinante ha sido el culto extremo a la juventud. Hace quince a√Īos se reconoci√≥ finalmente el fracaso de los intentos de regeneraci√≥n celular y de invertir el paso de tiempo en humanos. Eso fue un golpe muy duro para la sociedad. Con esa esperanza truncada al cabo de los a√Īos surgi√≥ la corriente, o pseudoreligi√≥n para algunos, del Pensamiento, que como usted bien sabe pero probablemente muchos de nuestros espectadores no, el anterior presidente de Nicaragua prohibi√≥. Pensamiento est√° basado en pseudociencia y espiritualidad barata, y difunde la creencia de que lo que pensamos puede modificar nuestro cuerpo a nivel f√≠sico. Pensamiento se erigi√≥ como la alternativa a la tecnolog√≠a prometiendo hacer todo aquello en lo que esta hab√≠a fallado. Cuando apareci√≥ Reset no pudo tener mejor acogida; Pensamiento lo defini√≥ como un ‚Äúfacilitador‚ÄĚ. Gracias a Reset no ten√≠as que hacer el esfuerzo de pensar que eras m√°s joven, porque al olvidar tus √ļltimos a√Īos, realmente a nivel mental eres m√°s joven. Se dice que es un catalizador para el rejuvenecimiento corporal, y nuestros j√≥venes realmente lo creen. Han aparecido estudios de dudosa procedencia que apoyan esta teor√≠a, y la informaci√≥n, que ya nadie contrasta, circula masivamente a nivel global siendo consumida con nulo esp√≠ritu cr√≠tico. Aqu√≠ es donde entra en juego la figura del influencer, determinante tambi√©n, difundiendo ideas nihilistas entre nuestros j√≥venes y propiciando la aparici√≥n de los peligrosos retos virales en los que Reset es el protagonista. J√≥venes perdidos se convencen de que rejuvenecer su pensamiento les devolver√° la juventud que d√≠a a d√≠a se escapa, y si acaso no funciona, olvidar ser√° una buena alternativa al suicidio.

Nicaragua hab√≠a prohibido muchos a√Īos antes la figura del influencer, acci√≥n por la que fue muy criticada. Hoy, aunque muchos seguimos pensando que una prohibici√≥n de ese tipo es un atentado contra la libertad, tenemos que reconocer que ha sido la salvaguarda de la sociedad nicarag√ľense.

En el resto del mundo las personas viven en uno de estos dos estados: cuando son adolescentes viven en permanente estado de ansiedad preocupados por crecer, por esa p√©rdida de estatus que sufrir√°n cuando ya no sean j√≥venes; cuando son adultos viven con depresi√≥n por la p√©rdida que ya lleg√≥ y la a√Īoranza de un pasado que tampoco han disfrutado por culpa de la ansiedad.

El mundo est√° mortalmente enfermo. Nosotros lo hemos matado.

Cap√≠tulo 2 – Reset 2111

Capítulo 2

-No servirá para nada hablar otra vez con esa familia, Alejandra. Ya lo hizo la policía en su día, ya lo hizo la prensa, lo hizo la universidad… La chica no recuerda nada, por lo que no hay nada que sacar de ahí. Pero oye, que si te quedas más tranquila haciéndolo vamos…

-Exacto, hablaron con ellos en su d√≠a, pero han pasado casi dos a√Īos; ahora se sabe qu√© es Reset y adem√°s estamos nosotros. Puede que hoy le den importancia a algo a lo que no se la dieron entonces, quiz√° ahora con toda la informaci√≥n la cosa cambia. Hay que intentarlo. Me quedo m√°s tranquila sabiendo que he intentado todo lo que se pod√≠a intentar.

Esteban y Alejandra encabezaban el equipo de investigación de campo de Recuerda. Se habían propuesto firmemente lograr el éxito ahí donde todos los organismos habían fallado: dar con el origen de Reset.

Laura Mart√≠n era la primera chica que hab√≠a tomado la droga de la que se ten√≠a constancia. Lo hizo en 2111 y sus √ļltimos recuerdos eran de 2108, por lo que no pod√≠a aportar mucha informaci√≥n. Tanto ella como su familia hab√≠an declarado para distintos organismos en numerosas ocasiones cuando empez√≥ todo, pero no hab√≠a servido pr√°cticamente para nada. De todos modos, Recuerda hab√≠a decidido intentarlo una vez m√°s.

La madre de Laura era una mujer de trato f√°cil. Nunca hab√≠a negado ninguna entrevista, ni a la polic√≠a, ni al equipo de investigaci√≥n de la Universidad del Norte, ni tampoco a la prensa. Su sentimiento de culpa le hac√≠a querer ayudar en todo lo posible. Sent√≠a que hab√≠a sido una madre negligente y de alg√ļn modo quer√≠a resarcirse.

-Es muy probable que Laura lo tomara por error creyendo que era cualquier otro tipo de √°cido, al fin y al cabo cuando lo hizo Reset acababa de llegar a la calle, pero ahora sabemos m√°s acerca de los traumas y la frustraci√≥n de los j√≥venes que han estado resete√°ndose as√≠ que cabe la posibilidad de que lo hiciera con total conocimiento de causa. Nuestro equipo de investigaci√≥n psicosocial ha determinado que 2111 fue un a√Īo clave. Cualquier dato que haya pasado por alto en sus anteriores entrevistas podr√≠a ayudarnos a completar el puzle.

-Me resulta muy frustrante no poder ser de más utilidad. He dicho todo lo que recuerdo. Le di a la policía todos los dispositivos electrónicos de Laura, lo han estudiado todo. No sé qué más puedo hacer.

Alejandra interrumpió con una pregunta.

-¬ŅQu√© m√°s se llev√≥ la polic√≠a adem√°s de los dispositivos?

-Nada m√°s. Es lo √ļnico que nos requirieron.

-Quisiera ver la habitación de Laura.

Era la típica habitación de una adolescente y Laura estaba en ella, recostada en la cama viendo un catálogo de moda en su tableta.

Alejandra y Esteban se presentaron. La madre de Laura siempre estaba con la mejor predisposición para ayudar, pero ella ya estaba cansada.

-Si simplemente pudieras decirnos cuáles de tus cosas no recuerdas cómo han llegado aquí nos sería de gran ayuda. No vamos a molestarte con preguntas sobre Reset- intervino Esteban.

Laura se levantó de la cama y se dirigió al armario.

-La ropa del primer módulo. No recuerdo haberla comprado, pero bueno, mi madre sí.

Se acercó a la estantería.

-Este peluche no lo recuerdo. Dice mi padre que me lo compré en el viaje a Roma. No recuerdo haber estado allí. Los libros tampoco sé porqué los tengo.

-¬ŅLibros?- pregunt√≥ Alejandra.

Laura les mostr√≥ libros impresos. Ya nadie los usaba, solamente coleccionistas, nost√°lgicos de ‚Äúlos buenos tiempos‚ÄĚ y frikis que gustaban de desmarcarse con alguna excentricidad. Hab√≠a una versi√≥n ilustrada de Alicia en el Pa√≠s de las Maravillas, un ejemplar de La Metamorfosis y un manual de caligraf√≠a.

-¬ŅSabes escribir y pintar a mano?- pregunt√≥ Alejandra sorprendida.

-Sé maquillarme.

-Nunca ha tenido interés en las cosas artísticas- intervino la madre.

Nadie escribía o dibujaba a mano, solamente los artistas o estudiantes de arte, aunque había quien se entretenía intentándolo.

-El libro de caligrafía tiene algunas páginas con las esquinas dobladas y hay frases subrayadas a lápiz.

-Alejandra, ¬Ņqu√© est√°s pensando?

-Creo que Laura escribía un diario personal no rastreable. Un diario de papel.

Cap√≠tulo 1 – Reset 2111

Capítulo 1

Para los que no me conoc√©is, mi nombre es Marcela Salazar, vicepresidenta y portavoz de la asociaci√≥n Recuerda, psic√≥loga cl√≠nica especialista en inteligencia emocional y sobre todo madre de dos adolescentes enganchados al Reset, por lo que como profesional de la mente y como madre, me siento doblemente fracasada. Eso me llev√≥, dos meses atr√°s, a dejar mi puesto en la empresa en la que he trabajado los √ļltimos diez a√Īos para dedicar todo mi esfuerzo, tanto profesional como humano, a mi familia y a esta asociaci√≥n.

Reset es el mal del siglo XXII, es la plaga que está destruyendo a nuestros hijos y demoliendo nuestra sociedad. El mundo prefabricado y hedonista que hemos heredado se ha vuelto en nuestra contra porque no hemos sido capaces de devolverle la humanidad, y nuestros hijos están sufriendo las consecuencias. Hemos engendrado seres incapaces de tolerar la más mínima frustración, necesitados de atención y aprobación constante y de estímulo permanente.

La primera vez que mi hija Estela tom√≥ Reset fue sin querer. Una compa√Īera de clase se emborrach√≥ en una fiesta e hizo algunas cosas est√ļpidas de las que se arrepinti√≥ y de las que se estuvo riendo todo el mundo en el instituto durante varios d√≠as. En la siguiente fiesta meti√≥ un par de cartones en el barril de cerveza y todos los que bebieron fueron reseteados. Mi hija no lleg√≥ a casa aquella noche porque no recordaba donde viv√≠a. Hac√≠a cinco a√Īos que nos hab√≠amos mudado. Al despertar por la ma√Īana y ver que no estaba en su cama la llam√© al m√≥vil. Lo cogi√≥ una chica que no ten√≠a ni idea de qui√©n era mi hija ni porqu√© ten√≠a ella su tel√©fono. En ese momento comprend√≠ donde ten√≠a que buscar, as√≠ que mi marido y yo nos fuimos a Francos Rodr√≠guez, donde viv√≠amos antes. Encontramos a Estela dormida en el portal.

Cinco a√Īos de esfuerzo en el instituto con el fin de obtener una buena nota media tirados por la borda. Aquella misma semana era la jornada de puertas abiertas en las universidades y mi hija, una prometedora alumna de √ļltimo curso que llevaba meses estudiando todas las opciones y so√Īando con su futuro, estaba en aquel portal sola, desorientada y con los conocimientos y experiencias de una ni√Īa de quinto de primaria.

Mi hijo Esteban era un universitario aparentemente centrado y feliz, nada llevaba a pensar que podr√≠a caer en esta red. A veces subestimamos la madurez de los semi adultos‚Ķ La primera vez que tom√≥ Reset no fue por error, no fue para olvidar sucesos traum√°ticos, ni si quiera era un ni√Īo cuando lo hizo‚Ķ El d√≠a de su vig√©simo cumplea√Īos sucumbi√≥ a un reto viral. ¬ŅQu√© lleva a un estudiante de arquitectura, capit√°n del equipo de rugby universitario, enamorado de su novia y con una familia que le quiere a deshacerse de todo y volver a la infancia por un simple juego? No lo s√©. No lo sabemos. Por eso estamos aqu√≠, por eso existe esta asociaci√≥n, por eso he dejado todo y estoy comprometida al cien por cien en la misi√≥n de descubrirlo y terminarlo.

Aplausos. Marcela Salazar se hab√≠a convertido en la l√≠der carism√°tica y medi√°tica que la sociedad demandaba. Desde su llegada a Recuerda, la asociaci√≥n pas√≥ en tan solo tres meses de ser una peque√Īa agrupaci√≥n de afectados del distrito Retiro de Madrid a ser la entidad de referencia en Espa√Īa en la lucha contra Reset. Creci√≥ a un ritmo extraordinario desde que la droga rebas√≥ las fronteras espa√Īolas y empezaron a aparecer casos en Francia, Italia y Holanda. El olvido a voluntad se estaba internacionalizando. A los seis meses de su llegada a la asociaci√≥n el presupuesto de √©sta se hab√≠a multiplicado por mil trescientos quince. Reset era una plaga mundial.

Una psicosis razonable se había apoderado de la sociedad y Recuerda era el bastión de esperanza para un mundo enfermo. Los dioses del siglo XXII eran un equipo interdisciplinar de profesionales que planteaban hipótesis, analizaban miles de casos, establecían nexos, rastreaban los inicios, sacaban conclusiones, escribían artículos y daban conferencias televisadas. Marcela Salazar era el dios principal de aquel panteón.